HIRADIO CARIBEÑA

sábado, 10 de junio de 2017

THERESA MAY: Le han devuelto un liderazgo más débil y más inestable





Desde que hace siete semanas convocó elecciones anticipadas para reforzar su mayoría, Theresa May vino repitiendo cada día que el suyo era «un liderazgo fuerte y estable». El mantra acabó cobrando aire de cantinela y algunas televisiones hasta realizaron simpáticos montajes musicales con él. Pero las urnas le han devuelto un liderazgo más débil y más inestable, sostenido por los diez diputados unionistas de DUP, un partido bastante antediluviano, que presentó como unos «amigos» con los que los tories siempre se han entendido.
En su primera alocución, a la una de la tarde, ante el atril que se coloca en Downing Street en las ocasiones solemnes, habló como si no acabase de perder la mayoría absoluta. No hubo referencia alguna a su varapalo electoral. «Acabo de ver a su majestad la Reina y ahora voy a formar gobierno», anunció seria, con aspecto tocado, pero imperturbable. Justificó su decisión de mantenerse en el poder por el hecho indiscutible de que su partido ha ganado las elecciones, con más votos y escaños: «Está claro que solo el Partido Conservador y Unionista tienen la legitimidad y habilidad para aportar certidumbre y comandar una mayoría en los Comunes».

Recordó que hay dos retos encima de la mesa, que la obligan a intentar aportar «estabilidad»: el Brexit, que confirmó que comenzará a negociarse en diez días, y la seguridad, en plena crecida del terrorismo yihadista. Anunció nuevos poderes para la policía para combatirlo, algo que ya había repetido en campaña.

May incluso dejó ver su intención de completar los cinco años de legislatura. Pero es indudable que a medio plazo surgirán voces críticas en su partido. Cuando llegó al poder en julio del año pasado, llevó a cabo una drástica purga de cameronistas. Hay muchos malheridos en las cunetas de Westminster, pero todavía vivos, con ganas de vendetta. George Osborne, el que fuera mano derecha de Cameron, cesado por May y reconvertido ahora en director del influyente periódico gratuito de Londres, le lanzó ayer varios dardos: «Tenemos un Gobierno con oficina, pero sin poder». O este otro: «May podría ser uno de los primeros ministros más breves de la historia».

No hay comentarios:

Publicar un comentario