HIRADIO CARIBEÑA

viernes, 3 de febrero de 2017

CARLOS A. CASTILLO Cónsul Dominicano en New York logra libertad de un Quisqueyano esperaba ser deportado de EEUU





Un dominicano que estaba en proceso de deportación en el Centro Federal de Detención de Batavia, en Búfalo, fue puesto en libertad por gestiones del cónsul general de la República Dominicana en New York, Carlos A. Castillo, quien se interesó por su caso como parte del programa de visitas a las cárceles bajo su jurisdicción consular para conocer de primera mano las situaciones de sus connacionales.
Después de su liberación, Tairón Luis Cabrera, de 31 años de edad, visitó a Castillo para expresarle su agradecimiento por “darme la oportunidad de poder exponerle mi caso junto a otros 38 dominicanos durante su visita a la cárcel donde yo estaba recluido, lo que para mí es un hecho sin precedente lo que usted está haciendo por los presos”.
El cónsul Castillo dijo que la liberación de Cabrera ha sido uno de los principales logros de su gestión al frente del Consulado, ya que las deportaciones tienden a dividir a las familias y crean inestabilidad e incertidumbres, sobre todo cuando se trata de una persona, inmigrante o no, que presume la inocencia de una acusación ante la justicia.
Dijo que como parte del plan de visitas a las cárceles que inició por instrucciones del presidente Danilo Medina, se trasladó a dicho centro penitenciario y  luego conocer el caso de Cabrera, le impartió instrucciones al Departamento de Visas y Protección a cargo del vicecónsul Tamayo Tejada, para que le prestara asistencia legal, reforzando de esa manera a los juristas del inculpado que le llevaban el mismo.
La representación legal de Cabrera, quien había sido arrestado en Pennsylvania y acusado de un caso de delito penal siendo procesado y referido para deportación al Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos (USCIS, por sus siglas en inglés),  argumentó ante los tribunales que éste viajó siendo un niño a esta nación con una visa IR2 que se les otorga a los niños extranjeros adoptados norteamericanos fuera de los Estados Unidos.
En el proceso de deportación salió a relucir que Tairón Luis Cabrera entró a los EE. UU. siendo menor de edad y en calidad de adoptado por una ciudadana de este país que se casó con su padre, quien trajo a su hijo con la visa IR2 que se le otorgó en el Consulado estadounidense en Santo Domingo por lo que como hijo adoptivo tiene todos los derechos de un ciudadano norteamericano, razón por la que no puede ser deportado.
Castillo puntualizó que los departamentos Legal y de Visas y Protección del Consulado analizaron el caso que estaba muy avanzado por los abogados del inculpado y pelearon el mismo.
Añadió que “el expediente fue mandado a consulta a varios abogados de migración de la ciudad que nos ayudan desinteresadamente; también lo analizamos con los abogados que tenemos aquí en el Consulado y concluimos que verdaderamente el dominicano podía ser libertado”.
Un juez tomó el procedimiento del caso y la presencia consular fue muy importante porque las instituciones federales tienen conocimiento de todos los movimientos que ocurren en su jurisdicción, sus instalaciones y edificios.
Aunque el expediente en la corte no contenía la adopción documentada en sí, el juez federal que conoció el caso optó por reducirle los cargos y liberar a Cabrera por el argumento de sus abogados, tanto los que llevaban el caso como los del Consulado General de la República Dominicana en Nueva York, que comprobaron que éste ingresó a territorio norteamericano con visa categoría IR2.
Castillo había visitado, además, las cárceles Essex County Correctional Facility de Newark, y Passaic County Jail, recinto localizado en Paterson, Nueva Jersey, comprometiéndose a continuar sus visitas a penales para conocer los casos de los dominicanos a fin de auxiliarlos en sus medios de defensa ante los tribunales del país receptor, en cumplimiento de lo establecido en la Convención de Viena sobre relaciones consulares de 1963 y de la cual Estados Unidos y República Dominicana son signatarios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario