HIRADIO CARIBEÑA

viernes, 14 de abril de 2017

YA SABES HAY BUENOS DOMINICANOS EN ESTADOS UNIDOS "Estudiante de origen aspirante a médico aceptada en 11 universidades




Cuando la estudiante dominicana Chelsea Batista, era una niña nacida y criada en Brooklyn, gracias a que  sus padres llegaron de la República Dominicana, buscando mejores oportunidades,  nunca se imaginó que su deseo de superación, su aplicación en los estudios y su excelencia académica en el Colegio Comunitario Brooklyn (Brooklyn College), la llevaría a ser codiciada por más de una universidad de prestigio en los Estados Unidos.
Ella, aspiraba a que una sola alta casa de estudios la aceptara.
Pero después de la primera respuesta positiva, llegaron una, otra y otra, hasta que se acumularon 11 para su propia sorpresa.
Dijo que es la primera sorprendida al recibir las once cartas aceptándola y dos de las universidades le han garantizado una beca completa en sus escuelas de medicina.
Envió solicitudes a 18 facultades de medicina en igual número de universidades alrededor de la nación.
“Estaba absolutamente sorprendida”, dice la estudiante criolla de  21 años de edad, que se graduó con honores en el  Macaulay Honors de Brooklyn College, donde ya forma parte de la galería de alumnos meritorios. “Cuando recibí mi primera aceptación, la vi como que era de oro. Cuando más aceptaciones empezaron a llegar, me quedé atónita”, añade Batista.
Como estudiante se la disputan ahora las universidades de Columbia, el Colegio de Médicos y Cirujanos, Weill Cornell de la  Universidad de Nueva York (NYU), la Escuela de Medicina de la Universidad de Tufts, El Colegio de Medicina Albert Einstein, la Universidad Drexel, la Escuela de Medicina de la Universidad Hofstra, la Escuela de Medicina de la Universidad Icahn, Universidad Howard, Universidad SUNY y la facultad de medicina de la Universidad de  Stony Brook.
 “Yo estaba absolutamente preocupada  de que quizás  no iba a entrar ni siquiera en una universidad”, dijo Batista.
“Por eso llené  tantas aplicaciones. Incluso con ese temor, sin embargo, me aseguré de apuntar alto. Siempre dije, lo peor que pueden decir es que no y es automáticamente un no de todos modos, si no aplico. Así que lo hice", explica ella.
Batista es hija de inmigrantes dominicanos, y se crió en Brooklyn. La dominicana dice que sabía que su camino para convertirse en un médico sería más difícil a causa de su origen y  género, y porque ella viene de una familia de bajos ingresos.
“Seguir una carrera médica es difícil para cualquier persona que lo desee,” dijo. “Sin embargo, como una mujer joven hispana, he tenido que enfrentar algunas realidades duras en mi camino individual hacia la medicina. Mi familia vino de familias pobres en la República Dominicana. Ellos vinieron aquí con el fin de proporcionarles  una vida mejor a sus hijos”, relata Batista.
“Consideré que debía tener un nivel mayor  de iniciativa y ambición para yo para aspirar a metas más altas, especialmente porque tenía menos acceso a los recursos que muchos otros solicitantes fueron capaces de tener”, dice Batista.
Sólo el   4.8 por ciento de los solicitantes de la escuela de medicina eran latinas en el período 2016-2017, de acuerdo con la  Asociación Americana de Colegios Médicos.
“Me di cuenta pronto de que estaba entrando en un campo en el que sería realmente la minoría”, dijo Batista.
Añadió que debido a su origen socioeconómico y el origen étnico, muchas personas se han acreditado las aceptaciones que ha recibido, de las 11 escuelas de medicina a las políticas de acción afirmativa, un programa federal que establece una cuota de las minorías en las universidades.
“Varias personas negativas han atribuido mis éxitos a la acción afirmativa, en oposición a la disciplina y el trabajo duro”, reclamó Batista.
“En algunos puntos, tuve que recordarme a mí misma que me he ganado estos logros, que trabajé tan duro como los que me rodean y que tenía que romper a través de un techo de cristal para llegar aquí. Tuve que recordarme a mí misma que no fui elegida porque soy una mujer hispana que cumple los requisitos. Fui aceptada debido a que como  una mujer hispana, tuve que luchar a través de más obstáculos y resistencia que el solicitante típico en las  escuelas de medicina y yo he logrado sobresalir”, dijo la estudiante.
“Estoy orgullosa de mi formación y me siento orgullosa de lo que he superado para llegar hasta aquí”, añadió.
“Estoy orgullosa, porque a pesar de los inconvenientes que pude haber tenido, nunca dejo que nada me impida alcanzar mis metas”, precisó Batista.
Dijo que  redujo sus opciones a unas pocas escuelas de medicina en universidades de  Nueva York, donde ella pueda estar cerca de la familia. Quiere especializarse en oncología pediátrica.
“Siempre he querido trabajar en un campo que me permita abogar por aquellos que no pueden defenderse por sí mismos”, explicó. “Los niños están especialmente sujetos a las decisiones que sus padres hacen por su salud. A largo plazo, y con enfermedades crónicas como el cáncer, creo que es importante tener en cuenta lo que el niño quiere y necesita, además de lo que los padres piensan que es mejor para ellos”, agregó Batista.
“Quiero ser el tipo de médico que lucha por todos y cada uno de mis pacientes”, dijo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario