HIRADIO CARIBEÑA

jueves, 27 de abril de 2017

LA OPOSICION VENEZOLANA CONTRA MADURO ES "AMAGAR Y NO DAR" Mientras La OEA analiza la situación?




Decenas de miles de manifestantes marchaban ayer  en Caracas mientras la OEA analiza llamar a los cancilleres del continente para tratar la crisis en Venezuela y el gobierno de Nicolás Maduro amenaza con abandonar el organismo tras casi un mes de protestas que han dejado 27 muertos.
Al redoblar de tambores y alzando banderas venezolanas los manifestantes se movilizaron desde el este y oeste de la ciudad y tomaron la principal autopista para marchar hacia la sede de la Defensoría del Pueblo.

A su paso por el municipio capitalino de Chacao, en el este, uno de los manifestantes alertó a la policía sobre la presencia de un explosivo.
El comisionado de la policía de Chacao, Richard Sánchez, dijo a The Associated Press que miembros del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional acudieron a la zona para desactivar el artefacto y desalojar el lugar ya que se trataba de “una granada fragmentaria con un alcance de más de 50 metros”.
Poco después de que la marcha alcanzara la autopista centenares de policías y guardias nacionales comenzaron a lanzar gases lacrimógenos y balas de goma a los manifestantes para bloquearles el paso.
“El orden constitucional se rompió y el pueblo está exigiendo que se restituya, queremos elecciones generales”, afirmó Rosibel Torres, una abogada de 56 años.
“El tiempo que sea necesario nos mantendremos en la calles porque la otra opción es vivir de rodillas y resignarnos y eso no lo vamos hacer”, agregó mientras se ajustaba su “equipo de combate” que incluía una mascarilla de pintor y unos lentes de nadador para protegerse de los gases.
“La represión han sido muy fuerte pero no podemos doblegarnos, especialmente por nuestros jóvenes que están dando sus vidas en las calles”, agregó.
La Fiscalía General de Venezuela informó hoy la muerte de un joven de 22 años que fue baleado en el estado de Carabobo, con lo que se elevaron a 27 los fallecidos en las protestas que sacuden al país sudamericano.
En medio de la marcha caminaban cinco delgados jóvenes con los rostros cubiertos para evitar “ser captados por policías infiltrados”.
“Soy simplemente un venezolano que decidió salir a la calles para defender sus derechos. Estaremos en las calles hasta que se vaya este régimen”, dijo un encapuchado de 19 años que pidió identificarse solo como Javier porque teme ser detenido por los cuerpos de seguridad.
En tanto, otros puntos del centro de Caracas también estaban tomados por los cuerpos de seguridad como parte de los preparativos para una marcha que realizarán los oficialistas hacia la sede del palacio de gobierno.
Mientras se desarrollan las protestas, el Consejo Permanente de la OEA se reunirá en Washington para considerar un pedido de convocatoria de los ministros de Relaciones Exteriores del hemisferio para analizar la crisis venezolana.
Caracas rechazó de antemano la convocatoria y advirtió que, de concretarse el encuentro de cancilleres sin su aval, iniciaría el proceso de retiro de la organización.
El jurista y académico venezolano Gerardo Fernández afirmó que para Venezuela es “inviable” salir de la OEA debido a que muchos de los derechos fundamentales contemplados en la carta del organismo forman parte del “derecho interno, con rango constitucional” y desacatarlos implicaría un “fraude constitucional”.
En un comunicado agregó que la salida de Venezuela del organismo solo podría darse en dos años e implicaría un “aislamiento total” de la comunidad internacional con implicaciones políticas, estratégicas y económicas.
La oposición ha intentado en seis oportunidades este mes marchar hacia la Defensoría del Pueblo para exigirle la destitución de un grupo de magistrados del Tribunal Supremo que emitieron dos sentencias contra la Asamblea Nacional que desataron la actual crisis, pero los cuerpos de seguridad le han bloqueado el paso.
El dirigente y excandidato presidencial Henrique Capriles ratificó el miércoles que la oposición continuará las protestas hasta que el gobierno permita la realización de elecciones generales, abra un canal humanitario para alimentos y medicinas, libere a los presos políticos y respete al Congreso.
Capriles sostuvo que Maduro dio un “autogolpe” con las sentencias que emitió el máximo tribunal contra la Asamblea Nacional, controlada por la oposición, y planteó que ningún país democrático puede “hacerse permisivo” ante la situación que enfrenta Venezuela.
La tensión política ha desatado una espiral de violencia que ha dejado 27 muertos, 437 heridos y más de 1,000 detenidos de los cuales 65 permanecen bajo arresto y otros 217 serán presentados ante los tribunales.
Ante la compleja situación la ONU, la OEA y varios países de la región han urgido a Caracas a que cree condiciones para enfrentar la crisis.
La canciller venezolana Delcy Rodríguez anunció en su cuenta de Twitter que el 2 de mayo se realizará en San Salvador una reunión extraordinaria de ministros de Relaciones Exteriores de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) en la que Caracas denunciará la “violencia opositora” generada durante las protestas de las últimas semanas.
Las acciones de las autoridades venezolanas también han sido cuestionadas por organizaciones como Amnistía Internacional que denunció el miércoles que en Venezuela se utiliza el sistema de justicia de “manera ilegal para incrementar la persecución y los castigos contra quienes piensan diferente”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario