HIRADIO CARIBEÑA

jueves, 26 de enero de 2017

CARAMBA!! Dos delitos sexuales por hora en Nicaragua





Cada hora ocurren dos delitos sexuales en Nicaragua, según datos del Instituto de Medicina Legal (IML). Esta institución atendió el año pasado a 16,000 personas por el delito de violencia sexual, de estas 7,600 fueron niñas menores de 13 años, lo que representa el 47.5% de los casos, según Zacarías Duarte, director del instituto.  
En total, el IML realizó 77,411 peritajes; los delitos por violencia sexual representan el 21% del total de atenciones brindadas. Duarte reveló que el 51% de todas las pericias médicas legales practicadas fueron a mujeres,  y el 49% a hombres.
Las pericias más practicadas en la investigación de delitos están relacionadas a lesiones físicas, violencia intrafamiliar, violencia sexual y violencia psicológica.

Los delitos más comunes en orden de prioridad, según Duarte, son las lesiones físicas, seguidos de violencia intrafamiliar y la violencia sexual.
El 14 de octubre del año pasado el Instituto de Medicina Legal inauguró la primera Clínica Forense de la Niñez y la Adolescencia en el país. En esa ocasión la presidenta de la Corte Suprema de Justicia, Alba Luz Ramos, dijo que en el año 2015 las clínicas del IML a nivel nacional atendieron a 65,853 personas, de estas 15,730 pericias fueron para niños, niñas y adolescentes.
La sede Managua del IML realizó 6,378 pericias médico-legales en niños, niñas y adolescentes, lo que según Ramos representa el 41% del total nacional.

GRAVES CONSECUENCIAS

Un informe de Unicef destaca que el abuso sexual infantil es un hecho traumático que habitualmente no deja lesiones físicas específicas, sin embargo, produce lesiones psicológicas, heridas ocultas que, a corto o mediano plazo, pueden generar estrés postraumático, regresiones, conducta erotizada, distorsiones cognitivas, diversos trastornos de conducta y del aprendizaje y cambios inexplicables en el niño o niña abusada.
“El abuso sexual es cualquier acción que tenga la intención de estimular sexualmente al agresor o la víctima con tocamiento o sin tocamiento”, explica la psicóloga María Gabriela Acevedo.

CÓMO DETECTAR EL ABUSO

Existen diversos indicadores físicos que podrían ayudar a los padres de familia a darse cuenta cuándo sus hijos están siendo abusados sexualmente. La psicóloga recomienda estar atentos ante la aparición de lesiones, desgarros, sangrado, inflamación, cicatrices o secreción en las partes íntimas de los menores.
A nivel psicológico se recomienda  alertarse cuando los menores empiezan a llorar a menudo y cambian drásticamente en la forma como se relacionan con determinada persona. “Es muy común que a los menores abusados no les guste estar cerca o rechacen a su victimario”, explica Acevedo.
El abuso sexual infantil “siempre sucede en secreto, secreto que las víctimas mantienen por la presión y amenazas del abusador, por lo que generalmente transcurre tiempo hasta que sale a la luz, ya sea porque se rompe el silencio y la víctima habla, o bien, porque los indicadores físicos, emocionales o conductuales se hacen visibles para el entorno”, alerta Unicef.

No hay comentarios:

Publicar un comentario