HIRADIO CARIBEÑA

domingo, 28 de agosto de 2016

"DAREN SOTO" UN BORICUA AL CONGRESO POR FLORIDA Más de 15 candidatos en las primarias del martes


 


Darren Soto intenta dar un paso gigante el martes hacia la meta de ser el primer boricua elegido al Congreso por Florida,  como parte de unas primarias en  las que más de 15 puertorriqueños de la zona de Orlando aspiran a candidaturas o puestos electivos.
Soto, senador estatal, se enfrenta por la candidatura demócrata al Congreso en el distrito 9 de Florida, con base principal en Kissimmee, a otros cuatro precandidatos, aunque sus principales oponentes son Dena Grayson y Susannah Randolph.
Dena Grayson es la esposa del congresista Alan Grayson, cuyo apellido incorporó a la campaña tras la boda, que tuvo lugar hace tres meses. Desde entonces, en vez de Dena Minning, es para efectos de su campaña, Dena Grayson.
 Randolph, por su parte, fue ayudante de Grayson y, como la esposa del legislador federal, ha obtenido respaldo de grupos liberales, incluido el Sindicato Internacional de Empleados de Servicio (SEIU) en el estado de Florida.
“Las cosas se ven bien, pero necesitamos que todos los hispanos salgan a votar”, indicó ayer Soto, de 38 años, antes de participar en una caravana convocada por grupos cívicos boricuas.
En el ala republicana, la vicealcaldesa de Kissimmee, la puertorriqueña Wanda Rentas, aspira a ser la candidata del Grand Old Party (GOP) para el mismo escaño que busca Soto, el cual ahora ocupa el congresista Grayson, quien tiene el martes su propia primaria por la candidatura demócrata al Senado estadounidense principalmente frente al también congresista Patrick Murphy.
Para la comunidad puertorriqueña, la precandidatura de Soto –por sus posibilidades de triunfo– puede ser la más importante de estas primarias del martes, sostuvo el abogado republicano  Anthony Suárez, quien fue el primer representante estatal de origen boricua en Florida, entonces bajo la insignia demócrata.
Suárez ha aportado económicamente a las campañas de Soto y Rentas, por lo que considera que “tendría un tostón” si tiene que decidir  a quién respaldar en noviembre.
Pero,  Suárez reconoce que Soto –quien le venció en una cerrada elección a representante estatal en 2007– es en ese distrito la mejor carta de triunfo de la comunidad boricua.
Soto calcula que uno de cada cinco votos en su distrito será emitido por un elector de origen puertorriqueño.
“Si Darren Soto gana la primaria, el distrito es suficientemente demócrata para que sea elegido en noviembre”, dijo Suárez, quien es además presidente de la Asociación de Abogados Puertorriqueños de Florida y mantiene un programa radial en la zona de Orlando.
Darren Soto, nacido en Nueva Jersey de padre puertorriqueño y madre de origen italiano, fue el primer boricua elegido senador estatal en Florida.
El puesto de senador que deja vacante –que tras la redistribución electoral tiene la mayor parte en el distrito 15– puede ser disputado en noviembre por dos boricuas.
Por un lado, el republicano Peter Vivaldi no tuvo oposición en el GOP, por lo que será el candidato de su partido al Senado estatal por el distrito 15. Mientras, Víctor Torres, actual representante estatal, se enfrenta el martes en primarias a Bob Healy, condueño de  la funeraria San Juan, con la esperanza de ser el sustituto de Soto.
“Para los republicanos, la candidatura de Vivaldi puede decidir sus oportunidades de ser competitivos con los demócratas en la zona de Orlando”, indicó Suárez.
Otro representante de origen boricua, René Plasencia, de madre puertorriqueña y padre cubano, aspira ahora a ser el candidato republicano a la Cámara baja estatal por el distrito 50, que es de mayor población hispana que el 49 que ahora representa.

Mientras, otro  incumbente, el representante estatal demócrata John Cortés, va a primarias el martes con la esperanza de ir en busca de  la reelección en su distrito 43 en noviembre próximo.
Por su parte,  Amy Mercado –hija del representante Torres– se enfrentará en primarias a Alex Barrios con la intención de ganar en noviembre el puesto de representante estatal del distrito 48, el cual ahora ocupa su padre.
Otros dos boricuas que son representantes estatales republicanos, Bob Cortés (distrito 30) y David Santiago (distrito 27), van directo a las elecciones de noviembre, por no tener oposición.
Aunque no se le otorgan posibilidades, el puertorriqueño Ernie Rivera es además  uno de cinco precandidatos que buscan derrotar en las primarias republicanas al senador Marco Rubio (Florida), quien se enfrentaría en noviembre al ganador de la contienda demócrata entre Alan Grayson y Patrick Murphy.
EL MUNICIPIO DE KISSIMMEE. Una buena parte de la atención de la comunidad boricua de la zona central de Florida estará en la misma ciudad de Kissimmee, donde el puertorriqueño Arturo Otero busca ser el primer alcalde de origen boricua.
Junto con Otero forman parte de una ‘plancha boricua’ en la ciudad los aspirantes a concejales municipales, que incluye a  Lisandra Román (distrito 3), José “Joe” Balasquide (distrito 4) y Debra Rosado (distrito 1).
Otero es el candidato al concejo municipal por el distrito 5, que define quién será el alcalde de la ciudad, de unos 60,000 habitantes, casi un tercio de origen boricua.
El puertorriqueño Otero, quien en este momento es concejal municipal por el distrito 4 y fue vicealcalde de Kissimee, se enfrentará el martes a otros dos candidatos, José Álvarez, de origen cubano, y Freddy Villanueva, de origen venezolano.
Si el martes uno de los tres obtiene el 50% más uno de los votos, se convertirá en el nuevo alcalde.
Si nadie logra la mayoría absoluta, entonces los dos aspirantes con mayor número de votos irán a una segunda vuelta, que tendría lugar el 8 de noviembre, coincidiendo con las elecciones presidenciales y legislativas de Estados Unidos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario